Brasil

Programa Produtor de Água (ANA) Fondo de Agua de São Paulo

(ALL RIGHTS, ALL USES - CREDIT IS MANDATORY) Aerial view of the water purification plant, part of the Cantareira system which provides fifty percent of Sao paulo's drinking water. Some of the Sao Paulo urban area can be seen beyond the water treatment facility. PHOTO CREDIT: ©Scott Warren
Sao Paulo (ALL RIGHTS, ALL USES - CREDIT IS MANDATORY) Aerial view of the water purification plant, part of the Cantareira system which provides fifty percent of Sao paulo's drinking water. Some of the Sao Paulo urban area can be seen beyond the water treatment facility. PHOTO CREDIT: ©Scott Warren © Scott Warren

Crear las condiciones ideales en términos de Gobernanza e Inversiones, para permitir la implementación de acciones conservacionistas en las áreas críticas para la producción de agua.

La Gran Ciudad de São Paulo es el hogar de 20 millones de personas, uno de cada diez brasileños. Es la ciudad más grande de Brasil y una de las más afectadas por el agua en América Latina.

La Gran Ciudad de São Paulo es el hogar de 20 millones de personas, uno de cada diez brasileños. Es la ciudad más grande de Brasil y una de las más afectadas por el agua en América Latina. Las cuencas hidrográficas más importantes de São Paulo, Piracicaba, Capivari, Jundiai y Upper Tiete, han experimentado una deforestación severa que empeora la contaminación del agua, se llenan más rápido los embalses con suelo erosionado y aumenta la severidad de las inundaciones y las sequías. 

En los últimos años, la ciudad ha enfrentado una severa crisis de agua que ha causado un cambio importante en los hábitos de consumo de agua de los usuarios del agua. São Paulo solía consumir un 4% más de agua que la disponible en sus ríos, un déficit de 3.000 litros por segundo. Después de la crisis, la tasa de consumo disminuyó en un promedio del 15%. El Fondo del Agua de São Paulo, creado en 2007, está demostrando que la infraestructura verde es clave para mejorar la eficiencia de la infraestructura gris y desbloquear el poder de la naturaleza para producir y regular el agua. La infraestructura verde y gris es una combinación necesaria para cumplir nuestros objetivos de seguridad hídrica.

 

Reducir el riesgo de escasez de agua y contribuir a tener una agua de mayor calidad, lo que es bueno para las comunidades, los residentes de la ciudad, la producción de alimentos y todas las empresas y  apoyar a los gobiernos con la mejor ciencia disponible para la toma de decisiones, lo que aumenta la coordinación y la capacidad para una gestión integrada de las cuencas.

El Fondo del Agua de São Paulo ha promovido la creación de una amplia red de aliados interesados en conservar y restaurar la infraestructura verde como parte fundamental de una solución rentable para proporcionar agua de calidad en cantidad suficiente a la gran ciudad de São Paulo.
 
Un aliado clave del Fondo de Agua de São Paulo es la Green Blue Water Coalition, una iniciativa de TNC en colaboración con empresas brasileñas de distintos sectores, organizaciones de la sociedad civil y con el respaldo de la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua. El trabajo de la Coalición creada en 2015, es proporcionar soluciones basadas en la naturaleza que aumenten la disponibilidad de agua para 42 millones de brasileños. Desde su creación, la Coalición opera directamente en 30,000 hectáreas, beneficiando a más de 2,500 familias. A la fecha, se han invertido $ 61.8 millones en proyectos que contribuyen a la conservación de las fuentes de agua en cinco áreas metropolitanas, el Distrito Federal y el municipio de Camboriú en el estado de Santa Catarina.
 
La Coalición colabora activamente con los Comités y Agencias de Cuencas establecidos por ley para mejorar la toma de decisiones y la gobernabilidad del agua.
  • Alta demanda de agua en el período estival (diciembre, enero y febrero - por motivo del turismo) lo que genera conflicto de uso entre uso agrícola (cultivo de arroz) y uso doméstico.
  • Instalación y ocupación regular del uso del suelo, resultando en un proceso de urbanización de áreas rurales sin planificación, afectando directamente áreas bien conservadas de bosque de ribera, así como vertiendo aguas residuales sin tratamiento adecuado directamente en las fuentes de los recursos hídricos.
  • Restaurar 12,000 hectáreas de bosque atlántico en áreas sensibles trabajando con las comunidades locales. 
  •  Implementar prácticas de conservación de suelos en 4,000 hectáreas en áreas agrícolas sensibles. • Conservar 67,000 hectáreas de bosque crítico para la salud del ecosistema de cuencas hidrográficas.

Conoce su sitio web